AFIP: Una buena o mala gestión, según desde donde se la evalúe

A pesar de que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) manifiesta públicamente su voluntad de simplificar el trabajo de los contadores, entre los profesionales, existe una queja generalizada por el incremento constante de las obligaciones impuestas por los organismos fiscales. Sobre todo, porque muchas veces, este aumento de tareas no repercute en un incremento posterior de los honorarios profesionales.

Los consejos profesionales de todas las provincias denunciaron esta situación en reiteradas oportunidades y diferentes canales pero, aún así, el diálogo con las autoridades que manejan los destinos impositivos y tributarios de la Argentina es una gran materia pendiente.

En una entrevista exclusiva con editorial Aplicación Tributaria SA, el Dr. Carlos Pérez Pasarín, docente universitario y profesional independiente, destacó que "la Administración pública seguirá implementando medidas con fines recaudatorios y confiscatorias con el argumento de que sirven a los objetivos de redistribución de las riquezas".

Carlos Pérez Pasarín egresó como contador público de la Universidad de Buenos Aires y actualmente ejerce como jefe de trabajos prácticos de la materia “Gestión y Costos” en dicha casa de altos estudios.Además fue síndico titular de Profesión + Auge AFJP SA hasta 2007 e integrante de la comisión de estudio de costos del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CPCECABA)

¿Cuáles son las mayores preocupaciones de los contadores?

Hoy nos sentimos solos … Los distintos organismos gubernamentales y de control demandan una mayor carga de trabajo sin que este avasallamiento del fisco encienda el reclamo por parte de los matriculados y de quienes nos representan.

Les doy un ejemplo más sobre la situación desventajosa en que nos encontramos los contadores. La AFIP estableció que las fotocopias de la documentación que acompañe para realizar la inscripción tienen que ser certificadas por escribano, entidad bancaria, juez de paz o autoridad policial. Ahora bien, pregunto: ¿podemos certificar ingresos, manifestación de bienes, sobre integración del aumento de capital y demás, pero no podemos dar fe pública sobre haber visualizado un documento? ¿Para la AFIP no debería ser más importante la certificación nuestra que la de un escribano? Los contadores públicos tendríamos que ser el interlocutor válido entre el contribuyente y el fisco.

¿Qué evaluación hace de la gestión de la AFIP?

Si consideramos que la AFIP tiene como función básica la misión de recaudar, se podría llegar a pensar que es una buena gestión ya que la recaudación crece en forma constante, incluso más que la inflación oficial y el crecimiento del Producto Bruto Interno (PBI).

Es evidente que la coyuntura internacional y el alza de los gravámenes a la exportación, hoy protagonistas de una lucha de sectores, deja que las malas prácticas administrativas se oculten tras el velo de los resultados.

¿Sería erróneo medir esta gestión sólo por los números de la recaudación?

Evaluar a la actual gestión sólo por los resultados no me parece lo más recomendable. Hay que analizarla como un todo teniendo en cuenta otros factores como, por ejemplo, la atención al contribuyente. Es en este aspecto donde se presentan los mayores inconvenientes porque basta recorrer algunas agencias para percibir el mal humor de los contribuyentes debido a los tiempos de espera y a la falta de formación de los agentes de atención al público.

Además, tendríamos que analizar los inconvenientes que se presentan en el momento de realizar algunos trámites. Por ejemplo, para dar de alta a una empresa se debe llevar un servicio a nombre de la empresa para verificar el domicilio, pero ¿cómo le factura la compañía de electricidad a esa empresa si no tiene CUIT? El huevo o la gallina. Sin dudas, este ejemplo sirve para poner en evidencia la falta de atención a la hora de dictar resoluciones.

¿El trabajo diario de los contadores se simplificó con la incorporación de nuevas herramientas informáticas?

Algunas herramientas son prácticas como, por ejemplo, la facilidad de presentar las declaraciones juradas electrónicamente o emitir el Volante Electrónico de Pago. También es cierto que muchas veces la AFIP se abusa de estos medios y los contadores terminamos completando bases de datos con información redundante.

¿Piensa que habrá cambios con respecto a las políticas fiscales?

Sinceramente no creo que exista la voluntad de solucionar temas de fondo en materia tributaria, me inclino a pensar que van a seguir los parches con fines recaudatorios y la artesanía de medidas confiscatorias con excusas de redistribución.

Si quiere hacer algún comentario sobre esta nota o para proponer nuevos temas o futuros personajes para la sección "Entrevistas Profesionales", escríbanos a lectores@aplicacion.com.ar

Esta entrevista fue junio de 2008 en la Revista "Técnica Impositiva" editada por la editorial Aplicación Tributaria S. A.