Auditoría: ¿Qué valores aporta a una organización?

La auditoría interna es una actividad independiente y objetiva de aseguramiento y consulta para agregar valor y mejorar las operaciones de una organización. En la actualidad, esta área abarca un vasto campo de acción que ha evolucionado a una función de consultoría, concentrada en el control y la mejora en la efectividad de los negocios, y en la neutralización de los riesgos intrínsecos y de entorno.

En una entrevista exclusiva con nuestra editorial, el Dr. Eulogio Alfaráz, autor del libro Auditoría Interna y Gobierno Corporativo (Aplicación Tributaria S.A. 2008), explica que la auditoría viró desde una perspectiva reactiva (señalar irregularidades y deficiencias de control luego de producidos) a una mirada proactiva que permite a priori identificar, medir, priorizar y neutralizar los riesgos.

Ver 1º capítulo del libro

¿Cuál es el rol del auditor interno?

El rol del auditor interno ha ido variando positivamente, y estas mutaciones se han acelerado en los últimos años como consecuencia de los vertiginosos cambios acaecidos en el mundo político y empresarial, y de los avances de la tecnología. De una mirada reactiva (señalar irregularidades y deficiencias de control luego de producidas) se ha pasado a un enfoque proactivo basado en la identificación, medición, priorización y neutralización de los riesgos, y en el hecho de que las gerencias de línea se involucren en las tareas de control interno.

La tendencia actual es que el auditor se desempeñe como consultor y agente catalizador de la mejora en los negocios y procesos de la organización, a través de una intervención cada vez mayor en el diseño del plan de negocios y el presupuesto, y en el apoyo para la implementación de nuevos productos y servicios.

¿Qué valor agregado aporta la auditoría interna a las organizaciones?

La auditoría interna provee una serie de valores adicionales a las organizaciones, los cuales detallamos a continuación:

- Valor estratégico cuando logra asegurar que existe verdadera coherencia entre los objetivos fijados por los planes de negocios y los medios disponibles para alcanzarlos. Este valor estratégico debe tender a acrecentar o al menos mantener la competitividad de la empresa en el mercado.

- Valor productivo cuando asegura la capacidad de la empresa para cumplir en tiempo y forma los compromisos asumidos con los clientes con la mayor economía de recursos posible.

- Valor humano mediante la capacitación y el desarrollo de individuos que luego pueden ser destinados a tareas de línea.

- Valor financiero al asegurar mediante el monitoreo continuo de los riesgos y los controles la conveniencia o no de decisiones de inversión, expansión, reingeniería, distribución de dividendos, etcétera, las que en definitiva pueden afectar su propia existencia.

¿Qué diferencias existe entre los conceptos de “control interno” y “auditoría interna”?

El control interno es un proceso que involucra a toda la organización, con el objeto de transmitir confianza razonable respecto de la efectividad y eficiencia de las operaciones, la confiabilidad e integridad de la información financiera y operativa, la protección de activos y el cumplimiento de leyes, regulaciones y contratos.

Según el informe C.O.S.O., el control interno consta de cinco componentes: ambiente de control, evaluación de riesgos, actividades de control, información y comunicación y monitoreo y supervisión. Como hemos dicho en la definición de auditoría interna, su función va más allá de la mera supervisión (o peor aún ejecución) de los controles internos. No obstante, es ineludible que la auditoría interna evalúe el proceso de control interno, y muy especialmente el ambiente de control interno, la filosofía empresaria y los valores éticos.

¿Qué postura tiene Argentina con respecto a las normas internacionales de auditoría interna?

El Instituto de Auditores Internos de Argentina ha bregado y lo sigue haciendo por la adhesión a las normas internacionales de auditoría interna y por la profesionalización de los auditores internos mediante los exámenes CIA, CISA y otras actividades de capacitación. Los entes de control han dictado normas tendientes al cumplimiento de algunas de estas normas internacionales.

No obstante, creemos que aún falta un largo camino a recorrer y es responsabilidad de los auditores internos procurar que su desempeño se ajuste a lo parámetros internacionales y a que la dirección de las empresas comprenda y aprecie el valor agregado por la auditoría interna.

¿Qué aspecto deben tener en cuenta los encargados de organizar y planificar el control interno de una empresa?

No existe una respuesta única a esta pregunta. No obstante es fundamental señalar que en primer lugar debe tenerse en cuenta cuál es el verdadero negocio de la empresa. En base a éste, se diseñarán los planes de negocios, los objetivos generales y los particulares de cada área, los medios para llevarlos a cabo y los riesgos intrínsecos y de entorno que deberán afrontarse. A partir de allí, se diseñará el esquema de control interno, el cual deberá contener los controles organizacionales y los controles de procedimiento.

Todo este esquema debe ser documentado, aprobado por los directivos de la organización y difundido ampliamente para asegurar su cumplimiento.

Esta entrevista fue publicada en mayo de 2008 en la Revista Técnica de la Contabilidad y de la Administración editada por la editorial Aplicación Tributaria S. A.

Por Lic. Mariana Leiva

Exclusivo para Aplicación Tributaria S. A.

Nota relacionada:

¿Qué es la auditoría interna?