“Debe legislarse la estabilidad en los puestos laborales, reivindicando el derecho al trabajo como derecho humano”

La Asociación de Abogados Laboralistas (AAL) nuclea a los profesionales que ejercen su tarea considerando que el derecho laboral debe tener entre sus principales objetivos la protección del trabajador.

En una entrevista exclusiva para ELEVE el Secretario de Prensa de la AAL, el Dr. Leon Piasek, brinda un panorama general de la institución, nos habla sobre las posturas tomadas ante diferentes problemáticas y opina con respecto a las recientes modificaciones que tuvo la actual Ley de Riesgos de trabajo

¿Qué es la Asociación de Abogados Laboralistas?

Es una asociación civil sin fines de lucro que tiene 50 años de antigüedad y que agrupa abogados que se especializan en la materia de derecho laboral individual y colectivo.

¿Cuáles son los objetivos que se plantean?

Nos planteamos la defensa del principio protectorio de los trabajadores que es uno de los principios rectores que rigen en el derecho laboral. En esa dirección actuamos, hacemos estudios, análisis, publicamos nuestra revista LA CAUSA LABORAL, en la que intentamos informar la jurisprudencia y doctrina que en otras publicaciones se silencia o se recorta. Por otro lado nos pronunciamos respecto a los conflictos sociales y sindicales, asesoramos gratuitamente a los trabajadores que requieren nuestros servicios, intentamos incidir desde nuestras posiciones en la Justicia Laboral, para defender los derechos gremiales de nuestros representados, para que las Sentencias respeten los derechos humanos y constitucionales. Asimismo, apoyamos los movimientos sindicales y sociales que coinciden con nuestros principios e interactuamos con otras asociaciones y agrupaciones que tienen fines similares, poniendo como sujeto de tutela preferencial, como ha expresado la Corte en recientes fallos, al trabajador.

¿Qué requisitos se necesitan para afiliarse?

Ninguno en especial, por ahora nuestro Estatuto excluye a los abogados con cargos en la Justicia.

¿Qué le brinda la institución a sus asociados?

Brindamos asesoramiento en talleres, cursos, entregamos gratuitamente nuestra revista, ejercemos la defensa ante los poderes públicos y particulares de los asociados que lo requieren y remitimos información actualizada en nuestra pagina web-.

¿Cuál es su opinión con respecto a la actual Ley de Riesgos de Trabajo?

Desde su sanción, hemos rechazado esta norma que no ha sido útil para prevenir accidentes y enfermedades, ni para que se cumplan las normas de higiene y seguridad, ni para que los trabajadores reciban las prestaciones médicas y reparación adecuada en caso de daño. Esta ley ha creado un mercado de capitales administrado por las ART, empresas privadas con fines de lucro, que no fiscalizan que sus clientes (los empleadores) cumplan con sus obligaciones. Estas empresas han rechazado sistemáticamente los reclamos de los trabajadores que han sufrido un infortunio en el trabajo , los somete a un proceso kafkiano en Comisiones Médicas que excepcionalmente reconocen la relación de causalidad entre el daño y la mecánica laboral y también en forma infrecuente reconoce la incapacidad de un trabajador e indemniza sus daños. La Corte Suprema ha decretado innumerables inconstitucionalidades de las normas que integran este perverso sistema, lo mismo que los tribunales de todo el país; sin embargo hay una mora en derogarla y crear un sistema que proteja a los trabajadores en forma integral.

¿Cree que son convenientes las recientes modificaciones introducidas por el gobierno?

Son modificaciones sin relevancia que no van evitar una enorme cantidad de enfermedades y accidentes relacionados con los riesgos del trabajo, solo elevan los topes y permiten que se conserve el núcleo de una ley viciada de nulidad desde del origen

¿Qué modificaciones proponen desde la asociación para esta ley?

Se ha propuesto un régimen distinto, que tenga el eje en la prevención, en la creación de comités mixtos de higiene y seguridad en los establecimientos, en la intervención del Estado en la fiscalización del cumplimiento de las normas de seguridad, en la desactivación de las empresas con fines de lucro y en la necesidad que los responsables de las contingencias que dañan la vida y salud de los trabajadores respondan en forma integral por los daños y perjuicios que ocasionan.

¿Qué opina de los despidos discriminatorios?

Que estos despidos son de nulidad absoluta y que el trabajador víctima de este tipo de despidos tiene la opción de accionar judicialmente para se condene al empleador que los despide a reintegrarlo a su puesto, abonándole los salarios caídos y en cada caso analizar si corresponden una indemnización por los daños que se irroguen al despedido.

¿En que consiste la propuesta que planteó la asociación de “prohibir los despidos” en lugar de aumentar el seguro de desempleo?

La Asociación de Abogados Laboralistas desde hace años sostiene que debe legislarse la estabilidad en los puestos laborales, reivindicando el derecho al trabajo como derecho humano. Interpretamos que los despidos sin invocación de causa son nulos y revelan un acto arbitrario e ilegítimo. En esta “crisis” con más fundamentos hemos coincidido con otras asociaciones, con las centrales sindicales y algunos proyectos legislativos, que se deben prohibir los despidos, en razón a la emergencia social vigente.

¿Cuáles son las principales problemáticas de los trabajadores en el sistema laboral?

Son varias, en especial el desempleo crónico es trágico para los que aspiran a conseguir su primer trabajo o reintegrarse al mercado laboral, y también impacta negativamente para poder reclamar más y mejores condiciones de trabajo y salariales. El ejército de desocupados, precarizados, cuentapropistas, tercerizados, etc, actúan siempre y más en crisis como condicionantes para el progreso social, se mantienen inalterables las condiciones de contratación o se imponen rebajas peyorativas. La ausencia de representación sindical legitimada por las bases y la ausencia absoluta en muchos establecimientos de delegados (solo el 10% de las empresas aproximadamente cuentan con delegados ) conspiran contra una democratización de las relaciones laborales, por ello es frecuente que la arbitrariedad de los empleadores se imponga, lo que se traduce en incumplimientos a las leyes laborales , a los convenios colectivos de trabajo, que se abuse de la no registración de los contratos de trabajo, de pagos irregulares (comúnmente llamados “en negro”), de condiciones inseguras de trabajo, de trato discriminatorio y hostil en gran cantidad de empresas, en las que sin organización sindical es imposible una resistencia. En estos momentos un debate candente es el modelo sindical, que no es otra cosa que un reclamo por mayor democracia y libertad sindical, para que la clase trabajadora mejore en sus condiciones de vida e integración social.

Por Angeles Bellomo