ENTREVISTA AL DR. JORGE FRANCISCO AZUMENDI

El solapamiento salarial que actualmente se genera entre el personal fuera de convenio y los empleados convencionales
19 de febrero de 2013 10:14

Comentar este artículo

"Las negociaciones salariales comienzan por lo general con un piso de aumento para los empleados bastante elevado, lo que dificulta en muchos casos el margen de negociación de la empresa, y/o de implementación de aumentos para el resto del personal fuera de convenio"

Jorge Francisco Azumendi es Abogado, egresado de la Universidad Católica Argentina. Realizó una Maestría en Derecho del Trabajo y Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional Tres de Febrero (UNTREF). Actualmente está asociado al estudio Tanoira Cassagne Abogados, desempañándose en las áreas de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social.

¿Cuáles son las causas que hacen que se genere el solapamiento salarial por el cual los trabajadores llegan a ganar igual o más que sus jefes?

Hace ya unos años que nuestro país viene sufriendo un problema en materia de inflación, que se ve agravado por el hecho de contar actualmente con un índice de inflación “oficial”, y un índice de inflación “real”, que utilizan los distintos gremios para llevar a cabo las negociaciones salariales.

Es decir que la variación del costo de vida y la pérdida de poder adquisitivo del salario, se han transformado en los principales indicadores utilizados para definir los porcentajes de incrementos en los salarios.

Por lo general, uno de los motivos fundamentales para que se de el escenario donde un trabajador llega a ganar un salario mayor al de sus superiores, es que se trata de trabajadores sindicalizados, que obtuvieron aumentos salariales superiores a los de sus jefes, y obligatorios para las empresas, mientras que por el otro lado, muchos casos de personal jerárquico al estar fuera de convenio no se vieron beneficiados por las subas acordadas en las negociaciones paritarias, y que solo obtuvieron aumentos otorgados por la empresa en base a determinadas políticas de incrementos salariales, definidas unilateralmente por la empresa y donde no tuvieron injerencia alguna, y que no ha sido en los mismos porcentajes que el personal sindicalizado.

Suele suceder, que una empresa tenga una política implementada respecto de aumentos al personal fuera de convenio, que es inferior a los índices de inflación utilizados por los sindicatos, y que obviamente al ser otorgados unilateralmente por parte de la empresa y no haber surgido de una negociación salarial, quedan desfasados respecto de los aumentos que consiguen los empleados sindicalizados con motivo de las negociaciones salariales llevadas a cabo por el sindicato, que toman como punto de partida los índices de inflación “no oficiales”, que arrojan una inflación aproximada del 25%.

Por último, no podemos dejar de señalar que las negociaciones salariales comienzan por lo general con un piso de aumento para los empleados bastante elevado, lo que dificulta en muchos casos el margen de negociación de la empresa, y/o de implementación de aumentos para el resto del personal fuera de convenio.

¿A cuántas compañías actualmente afecta esta problemática?

Actualmente, podemos sostener que esta problemática se ve con mayor claridad en casi todas las empresas que cuentan con personal dentro de un Convenio Colectivo de Trabajo determinado, y cuentan a su vez con personal fuera de convenio.

En la actualidad, casi el 90 % de las compañías posee empleados dentro de convenio. En este escenario de fuerte sindicalización, la gran mayoría de las empresas han advertido que los incrementos acordados para el personal sindicalizado afectan el solapamiento con las remuneraciones de aquellos no convencionados.

Como consecuencia de este desfasaje, las empresas se encuentran con situaciones en donde los subordinados perciben sueldos iguales y, en muchos casos, superiores, a los de sus jefes o de quienes ocupan posiciones de mayor responsabilidad.

Es importante señalar además, que en algunos casos no necesariamente el personal fuera de convenio es sinónimo de personal jerárquico lo que implica una situación de mayor incertidumbre para el personal fuera de convenio.

En la actualidad, casi el 90 % de las compañías posee empleados dentro de convenio

¿De qué manera las empresas pueden evitar el crecimiento de malestar que se genera con el personal fuera de convenio?

El solapamiento salarial es una situación que no solo genera una situación de distorsión salarial dentro de la empresa, entre los empleados dentro de convenio y lo que están excluidos del mismo, sino que además esto se ve reflejado en una baja en la performance y en el clima laboral ya que estas superposiciones de sueldos terminan llevando a la frustración y/o resignación de aquellos empleados considerados críticos y estratégicos paras las organizaciones pero que perciben salarios que han sido superados por el personal dentro de convenio.

Para tratar de darle una solución a esta situación, gran parte de las empresas optó por otorgar ajustes selectivos, mientras que un porcentaje menor trasladó el aumento que recibieron los trabajadores sindicalizados a su personal no convencionado, con el costo de mano de obra que esta decisión representa.

En otros casos, algunas empresas implementaron mayores beneficios para sus empleados como por ejemplo mayor flexibilidad respecto a los días libres. En otros casos se otorgan acciones diferenciadoras, como la mayor capacitación y entrenamiento, oportunidades de desarrollo y de promociones horizontales, como así también de asignaciones en el exterior del país, aunque en muchos casos estas soluciones no logran evitar el malestar del personal fuera de convenio, al no ver reflejado un incremento salarial en su recibo de sueldo a fin de mes.

Por último no podemos dejar de señalar la injusticia que se genera con motivo del solapamiento salarial, ya que muchas empresas se ven obligadas a otorgarle a su personal convencionado incrementos salariales conforme las negociaciones llevadas a cabo por el sindicato, pero que desde el punto de vista financiero, les resulta imposible otorgar al personal fuera de convenio.

Esto genera que existan en las empresas serios casos de inequidad salarial entre el personal dentro de convenio y el personal excluido.

El solapamiento salarial es una situación que no solo genera una situación de distorsión salarial dentro de la empresa, entre los empleados dentro de convenio y lo que están excluidos del mismo, sino que además esto se ve reflejado en una baja en la performance y en el clima laboral

¿Cuáles son las principales posiciones y áreas que actualmente sufre de solapamiento?

Por lo general las principales posiciones que sufren el problema del solapamiento salarial son las áreas de supervisión, los supervisores de primera línea, las jefaturas, los que se desempeñan como administrativos y analistas.

En cuanto a las áreas más afectadas por esta problemática podemos señalar aquellas áreas de producción (metalúrgicas, autopartistas, automotrices, etc), pero en líneas generales es una problemática que se presenta de manera constante en casi todas las empresas donde convivan empleados dentro y fuera de convenio.

¿Cómo piensa que evolucionará la política salarial durante el 2013?

Todo pareciera indicar que se viene un año complicado en materia de negociaciones salariales, con mayores discusiones en torno a porcentaje de incremento a otorgar a los empleados.

Por un lado nos encontramos con la inflación que no ha cesado su crecimiento, lo que implica que el piso de negociación salarial será mayor al del 2012, máxime cuando algunos gremios han manifestado que serán intransigentes en cuanto a la negociación será realizada con un piso mínimo del 25%.

Por otro lado nos encontramos con 4 centrales obreras divididas y enfrentadas entre sí donde han adoptado una postura política determinada, lo que al momento de la negociación implicará mayor o menor intransigencia en las negociaciones, dificultando el ya por si complicado escenario de negociación salarial existente en nuestro país.

Va a resultara fundamental para las negociaciones, ver qué decisión adopta el gobierno con relación al tema del impuesto a las ganancias, ya que gran parte de los trabajadores se encuentra alcanzado por dicho impuesto que impacta en sus remuneraciones, y que ante la inflación existente genera un creciente malestar en materia de poder adquisitivo real del salario, fomentando los reclamos de mayores porcentajes de aumento.

En definitiva, en el 2013 nos encontraremos con escenarios de negociaciones salariales difíciles, donde en muchos casos, las negociaciones tendrán como punto de partida un incremento mínimo del 25% de los salarios.

Siendo este un año muy particular con respecto al tema de paritarias, ¿Piensa que el gobierno debería establecer un tope con respecto al aumento salarial?

Dada la situación actual donde existen centrales obreras oficialistas y no oficialistas, resulta ilógico pensar que el gobierno pueda intervenir las negociaciones salariales e imponer un tope respecto del aumento salarial, sin generar mayores focos de conflictos con determinados sindicatos que reclaman paritarias libres.

La realidad es que pretender que el gobierno imponga un tope en las negociaciones salariales no solo resulta impensable sino que además sería querer tapar el sol con la mano, ya que el problema real que desatan estos reclamos salariales, es la pérdida del poder adquisitivo del salario frente a los incrementos generalizados en el costo de vida con motivo de la inflación, que generan que año tras año, las negociaciones tomen como medida de negociación, no la productividad de un determinado sector, sino negociar aumentos que estén a la altura de la inflación y los precios, lo que termina generando una distorsión en la industria.

Resulta imperativo combatir la inflación para que las negociaciones salariales no sean realizadas en base a los precios, sino a la productividad del sector, para evitar la constante puja distributiva que año tras año nos encontramos en las distintas negociaciones salariales y que no son una solución para un problema mayor como lo es la inflación y la pérdida del valor del salario.

En definitiva, en el 2013 nos encontraremos con escenarios de negociaciones salariales difíciles, donde en muchos casos, las negociaciones tendrán como punto de partida un incremento mínimo del 25% de los salarios.

¿Cómo incide la inflación con respecto a esta problemática?

Tal como señale anteriormente, la inflación incide directamente en toda la problemática salarial por el simple hecho de que no existen datos oficiales creíbles en cuanto al nivel de inflación, lo que genera que cada gremio negocie con un piso mínimo que es considerado en base a encuestas privadas, y que en algunos casos puede variar, generando una gran incertidumbre.

Todo ello, sumado a que muchas empresas no logran conseguir márgenes de productividad tan grandes como para poder hacer frente a los reclamos salariales de distintos gremios.

Por Ángeles Bellomo

Enviar por email | Versión imprimir

 

Comentar este artículo

 


Acerca de eLeVe | Quienes Somos | Based on SPIP | Developed by APLIWEB| Políticas de privacidad

Registro de Dirección Nacional de Derecho de Autor N° 734010