Toda la información contable y administrativa, en una sola revista

Gelso evalúa sus seis primeros meses de trabajo al frente de la publicación y comenta sus expectativas futuras.

Tras una larga trayectoria en el ámbito educativo y privado, el licenciado en Administración y contador público nacional Aldo Gelso se embarcó en un nuevo desafío: dirigir una revista de contabilidad y administración. Hoy, después de seis meses de trabajo al frente de la publicación, el director de Técnica de la Contabilidad y la Administración evalúa su desempeño en la editorial y comenta sus expectativas futuras.

Además, el director habla de sus funciones en la Universidad John F. Kennedy y sobre su larga trayectoria en el ámbito educativo.

¿Cuándo comenzó su relación con Aplicación Tributaria S.A.?

En 1999 comencé a trabajar en la redacción de un libro sobre Resoluciones Técnicas Comentadas, el cual en este momento está por la 9º edición. También, escribí otro sobre Ajuste por Inflación. La experiencia fue muy buena. Y, a principios de 2006, Jorge Oscar Barrios (presidente de Aplicación Tributaria S. A.) me comentó su idea de hacer una revista específica sobre temas contables y administrativos, y me propuso la dirección de la misma.

¿Cuál es su función como director de la publicación?

Mi función es contactar a los autores de los artículos e indicarles los lineamientos de la editorial fijados por la Directora Editorial, Silvia R. Grenabuena, e intentar que la publicación este equilibrada en cuento a los temas abordados. La idea es que los suscriptores accedan a un panorama integral que incluya aspectos contables y administrativos.

¿Qué le dejó su experiencia como escritor y expositor?

Las satisfacciones son muchas y muy buenas. Advertir que los colegas consultan el libro o que éste ha sido incorporado como material de estudio de alguna materia universitaria es muy gratificante.

¿A qué profesionales apunta la publicación? La publicación está dirigida a profesionales y estudiantes de Ciencias Económicas. El objetivo es ofrecerle a los contadores casos prácticos que puedan aplicar fácilmente en su desempeño diario y que les den una solución a las dificultades que se les van presentando.

¿Por qué incluyen en la revista una sección de “Gestión de negocios”?

Decidimos incorporar unos artículos útiles y fáciles de aplicar sobre marketing para que los contadores pudieran asesorar a sus clientes en relación a las diversas estrategias presentes en el mercado, con el objetivo de acrecentar las ventas, mejorar la productividad y aprovechar al máximo el capital humano.

¿Cómo fue su desarrollo profesional?

Apenas me recibí en 1977 comencé a trabajar en un estudio contable. Al año siguiente, empecé a desempeñarme como docente ayudante en una materia de la Universidad John F. Kennedy. Actualmente, estoy dando varias asignaturas en esa casa de estudio. También dicté clases en distintos institutos y universidades. Además, junto a mi socio, continúo trabajando como asesor de empresas.

Los nuevos contadores ¿salen preparados y con las herramientas necesarias para desempeñarse en el ámbito profesional?

Muy poco, porque el sistema educativo universitario cubre los aspectos teóricos pero las aplicaciones prácticas son insuficientes. Por eso, los contadores terminan experimentando en el primer año de graduados. Se están implementando sistemas de pasantías pero todavía falta mucha inserción de los estudiantes en el campo profesional.

¿Hay alguna diferencia entre la enseñanza pública y la privada?

Ninguna. Hay profesores del área contable y administrativo que ocupan cargos similares en distintas instituciones. Además, la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (CONAEAU) realiza evaluaciones que permiten analizar y establecer guías de acción posteriores en forma conjunta con el objetivo de mejorar la calidad educativa.

¿Cuál es su función en la Secretaría de Coordinación de Administración Académica de la Universidad John F. Kennedy?

Soy el secretario y, como tal, mi tarea es brindar apoyo académico administrativo a las autoridades educativas. Entre otras cosas, se trabaja en la modificación de los planes de estudio y se los asiste en los inconvenientes que pueden surgir. ¿Cuáles son sus expectativas con respecto a la publicación?

Nuestra primera preocupación era que la revista fuera aceptada por los suscriptores de la editorial. Una vez cumplido este objetivo, nos propusimos aumentar la circulación y que algunos de los artículos de la revista sirvan como material de estudio para los profesionales y estudiantes.