Triaca culpó a la izquierda por el cierre de empresas

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, afirmó que, desde su cartera, se hizo "todo lo posible" para que "no cierre" la planta de Pepsico del partido bonaerense de Vicente López, desalojada ayer, y sostuvo que, "dentro del marco de la ley, la empresa puede tomar esta decisión, siempre y cuando cumpla con todos los derechos de los trabajadores".

En este sentido, el titular de la cartera laboral remarcó que, al determinar el cierre de la planta, la empresa "cumplió" al ofrecer "una doble indemnización" a los trabajadores, y señaló que, para justificar su decisión, la compañía esgrimió -entre otros argumentos- que "el proceso de inversión que necesitaba encarar, no se podía hacer en esa localización", en referencia a la planta de Vicente López.

"Había muchos argumentos, nosotros hicimos todo lo posible porque la planta no cierre. Pero entendemos que dentro del marco de la ley la empresa puede tomar esta decisión siempre y cuando cumpla con todos los derechos de los trabajadores. Y así creemos que lo hicieron ofreciendo una indemnización y en este caso particular una doble indemnización", destacó el funcionario en diálogo con radio Mitre.

Entre los fundamentos que la empresa utilizó para determinar el cierre de la planta, que contaba con 600 trabajadores, Triaca citó también que procuraban "unificar procesos de producción por tener los insumos cerca de la planta Mar del Plata".

Por otro lado, al referirse al operativo con unos 500 efectivos de seguridad que ayer desalojó con gases la planta de PepsiCo, dijo que obedeció a "un mandato de la justicia" y que a partir de esa decisión "se dio instrucciones al ministerio de Seguridad" y "a partir de eso se obró".

"Lo que me manifestaba la gente del Ministerio de Seguridad es que en las detenciones detuvieron gente que nada tenía que ver con la planta", contó el ministro, y detalló que "la cantidad de trabajadores que estaban ayer que no habían adherido" al convenio acordado por la empresa para cesar a los operarios fueron "alrededor de 90".

"De los 455 trabajadores que firmaron el convenio, sobre 490 que estaban dentro del gremio de alimentación y 60 por fuera de alimentación, el 80 por ciento han acordado su indemnización. Una indemnización que se negoció en distintas audiencias que se hicieron en el ministerio de Trabajo", dijo Triaca, y destacó que el gremio logró una doble indemnización, por lo que los trabajadores despedidos llegaron a "acuerdos" que van "entre 400.000 a cinco millones de pesos".

Consultado por las diferencias entre las comisiones gremiales de base y los sindicatos, Triaca analizó que "hay muchos gremios que tienen agrupaciones o sectores que están planteando cambios en las organizaciones gremiales, algunos con una visión ideológica distinta a la que puede tener la conducción gremial. Algunos muy radicalizados de izquierda".

"Ayer veíamos algunos que repitieron las mismas situaciones que en Lear, en Donelley, en Kraft", enumeró, y cuestionó "una visión política" por la que "terminaron cerrando muchas empresas".

"Muchas empresas prefirieron relocalizarse, ir a otros lugares, porque no pudieron sostener el nivel de producción que necesitaban o que era lo que tenían que generar para poder producir y sostener el nivel de empleo", aseguró.

En ese sentido, Triaca concluyó marcando la necesidad de "llamar a una reflexión a la dirigencia gremial" para "entender que para que a la Argentina la saquemos adelante tenemos que pensar cómo producimos más entre trabajadores y empresarios y no contra trabajadores y empresarios, porque eso es parte de la Argentina que queremos construir".

Por su parte, Myriam Bregman, precandidata a diputada porteña por el FIT, dijo en diálogo con Radio 10 que "el Gobierno de Macri está agrandado porque sabe que la CGT no hace nada".

Luego de los incidentes y detenciones en el marco del desalojo de Pepsico, la fábrica que estaba tomada desde el 26 de junio cuando la empresa decidió cerrar y despedir a 600 trabajadores, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, sostuvo que "la discusión política" sobre el operativo en la planta en la localidad bonaerense de Florida, partido de Vicente López, "no tiene demasiado sentido", por cuanto las autoridades policiales debieron obedecer una "decisión judicial" que "había que cumplir".

La funcionaria se refirió al desalojo que se realizó en las primeras horas de ayer por parte de fuerzas de seguridad en la planta de Pepsico Snacks de Vicente López, que cerró y comunicó a los 600 empleados que trabajaban allí que se trasladaba a la localidad bonaerense de Mar del Plata.

"La discusión política en torno a esto no tiene demasiado sentido: hay un tema en la Argentina que es que durante muchos años la ley se utilizó de acuerdo a las necesidades de la política. Y cuando hay un juez que te dicta qué hacer, tenés que hacerlo", definió la funcionaria en América TV.

"Hay hechos de violencia y varios policías heridos. A partir de una orden judicial, la Policía hizo lo que se debía hacer: las órdenes judiciales se cumplen", remarcó en conferencia de prensa.

En este sentido lamentó que en los últimos años "en Argentina, la ley perdió centralidad" y planteó que "hubo miles de casos durante el gobierno de la expresidenta Cristina de Kirchner, en que no cumplían órdenes, la policía no iba", cuando se decidían desalojos.

"No es un problema sólo de las inversiones: es de las relaciones entre todos y si tomamos la decisión de un camino en que Argentina tiene que tomar un apego a la ley para ser un país más previsible, yo tengo que actuar, y si tengo que pagar un costo individual, no lo va a hacer el Gobierno. (...) El país estaba dado vuelta, sin ley, desordenado", concluyó.

En los incidentes del desalojo se produjo la rotura de un caño de gas lo que generó el riesgo ambiental que había sido advertido por el fiscal a cargo, Gastón Larramendi, quien basó su orden de desalojo justamente en la cantidad de combustible y tanques que se encontraban en el depósito del galpón.

También se debió evacuar un colegio que se encontraba en las inmediaciones, decisión tomada por los propios docentes y padres. La toma por parte de los trabajadores había comenzado el día 24 de junio y continuó hasta ayer.

Fuente: Ambito