“El crédito financiero para PyMEs de bancos privados es a muy corto plazo, a tasas muy altas y casi usurario. Lo único que nos está quedando es el sector público”

Aproximadamente el 90% de las empresas del país son PyMEs, y en ellas hay infinidad de profesionales de ciencias económicas trabajando. La situación de las mismas pasa por un delicado un delicado momento, en el cual recién ahora aparecen tibios indicadores positivos, signos de que la situación se revierta para los próximos meses.

En una entrevista exclusiva con Aplicación Tributaria, Vicente Laurenzo, secretario general de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), explicó como era este momento económico para las PyME y como iba a evolucionar en este año.

Vicente Luis Lourenzo es contador público recibido de la Universidad Católica Argentina. Posee un Master en Administración de Servicios de Salud (UCES). Fue coordinador de la Comisión de Estudios Tributarios y Previsionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Se desempeñó como asesor, consultor y auditor de empresas argentinas y extranjeras. Además, es autor de Proyectos de Ley [Régimen Simplificado para Pequeños Contribuyentes (Monotributo), Modificación a la Ley de Factura de Crédito y del Régimen de Facilidades de Pago de Deudas Fiscales y Previsionales Pyme]

¿Qué rol están cumpliendo en la gran mayoría de las PyMEs los profesionales contables?

El rol de ellos es esencial, porque hoy en una PyME son un poco el “tutor” de estas empresas. Es el primero que le van a consultar acerca de cualquier tema. Hay veces que el contador responde temas de él, asesora sobra planificación económica y cuando no está el abogado, aconseja en algunas cosas que pueda saber.

¿En que marco legal se desenvuelve CAME y las PyME?

Desde hace mucho tiempo hay una ley PyME, que obviamente hay que actualizarla y profundizarle los cambios que se produjeron hasta ahora. Debería haber un marco normativo laboral, crediticio e impositivo para PyMEs, como hay en EE.UU. Acá no lo hemos logrado. Si bien la esta Ley toca algunos puntos, no lo hace en profundidad y no fue renovada en base a los nuevos acontecimientos que han pasado en Argentina.

¿Cómo se financia el sector?

De hecho se está autofinanciando. Al día de hoy el crédito más importante del sector es el de los proveedores. En la relación entre clientes y proveedores se posibilita el manejo a crédito del sistema. El crédito financiero de bancos privados es a muy corto plazo y a tasas muy altas. Lo único que está quedando es el sector público, con el Banco Nación a la cabeza y algo del Bice.

¿Y Banco Provincia en Buenos Aires?.

Banco Provincia acompaña en algo el crédito.

¿Cuáles son las tasas de préstamo para las PyME?

El sector privado como máximo da un plazo de 12 meses y el costo financiero, no solo de la tasa, que es engañoso, hay que sumar gastos administrativos y demás, estamos hablando entre el 33% anual y supera muchas veces el 70%.

¿Casi usurario podríamos decir?

Si, casi usurario. Lamentablemente la PyME que entra en esto termina mal.

¿No hay un protección a nivel estatal o legal?

No hay ninguna protección, está el hecho de tomar o no el crédito. Lo único que hay es la ley de tarjetas de crédito que impide que las tasas de interés que le cobran al tarjeta habiente sean superiores en un 25% a la tasa de interés de créditos personales. Entonces los bancos se cuidan mucho en esto. Así los bancos aumentan la tasa de crédito personal por no poder cobrar lo que quieren en la tasa de interés de las tarjetas de crédito.

¿Cómo se podría mejorar toda esta situación con respecto al crédito?

Creo que todavía sigue habiendo un vacío por parte de la banca privada para la asistencia a este sector. El banco privado lo primero que hace es prestarle a quien no lo necesita. Y a quien lo necesita le dice que no califica. Entonces creo que hay todavía en la Argentina una discusión pendiente respecto al sector financiero privado para que este en línea con un crecimiento como el que necesita el país, y sobre todo este sector

¿A nivel impositivo cómo están las PyMEs?

En este tema, salvo por el Monotributo, no está habiendo nada específicamente nuevo para el sector.

¿Hay un enfrentamiento con los grupos de grandes capitales o hay una complementación? No hay ninguna de las dos cosas. Hay un camino en paralelo. Fundamentalmente porque los grandes grupos lo primero que cuidan son sus negocios. Y éstos muchas veces están contrapuestos a los negocios de las PyMEs. La idea de CAME es llevar a la discusión nacional los problemas de todos los días del sector PyME. El sector es chico y atomizado, por eso muchas veces no tiene la llegada a nivel nacional que debería tener. CAME quiere tomar ese rol y llevarlo fuertemente adelante y vemos que ya en el 2009 estamos recogiendo los frutos.

¿Cuáles son los recursos más frecuentes para aumentar las ventas después de esta crisis financiera?

El sector Pyme fue uno de los más golpeados por esta crisis y el que no tiene las mejores herramientas para sobrevivir a ella. Los grandes grupos, en consonancia con el sistema financiero, generan descuentos especiales y encapsulan lo que generan estas ventas en algunos días. En una combinación entre varios retails y un banco llegan a muy buenos descuentos. Esa mala práctica comercial va directamente en contra posición de los intereses del pequeño comercio

¿Hay algún repunte en el consumo? Se habla de declaraciones contrapuestas con respecto a esto.

En los nueve meses del 2009 hubo un retroceso con respecto a los nueve del 2008 de un 12% promedio. Por lo tanto el consumo no se recuperó. Hubo distintos factores que incidieron en eso. Tuvimos un año electoral, la pandemia, la crisis internacional, todo eso atentó contra el consumo.

¿Cual fue el sector mas afectado por esto?

El de electrodomésticos tuvo un fuerte impacto, y después todo lo que tiene que ver con lo prescindible, zapatería e indumentaria deportiva, es decir, todo aquello en lo cual se puede decir, “tiro un poco más con esto, que aguante un poco más hasta que la situación mejore”.

¿Cómo le ha ido a la Pyme proveedora de la industria automotriz?

Le ha ido bastante mejor que a los otros sectores. El sector autopartista mantuvo determinados niveles. Si bien sintió el cimbronazo de la baja del consumo, pudo seguir teniendo la línea de movimiento. Se le cayó en un principio la venta repuestera en la calle, pero como proveedor de terminales, siguió casi como estaba antes.

Por Norberto Lema