"El empresario argentino tiene una gran creatividad"

La Asociación Dirigentes de Empresa (ADE), fue fundada en 1942, constituyéndose como la primera Institución Empresaria no Gremial, en su tipo en Argentina y también en América Latina. Entre sus principales tareas se encuentran la de promover la investigación, el aporte de ideas y la discusión de temas vinculados a economía, management, marketing, planeamiento estratégico, comercio exterior, gestión ambiental, recursos humanos, relaciones institucionales y otras disciplinas vinculadas con la actividad empresaria. En una entrevista exclusiva con ELEVE, el Presidente de ADE, Dr Gastón O`Donell nos comentó, entre otras cuestiones, sobre las principales problemáticas que debe enfrentar hoy un dirigente empresarial y cómo se negocia en épocas de crisis.

¿Qué función específica cumple ADE?

Nuclea a los Dirigentes de Empresas (Ejecutivos, Directores, Gerentes de Compañías, dueños o no) para el desarrollo, la capacitación empresaria y la defensa del empresariado en general.

¿Cuáles son los objetivos que se plantean? Tener un mejor empresariado, que esté capacitado y sepa invertir más y mejor en nuestro país para dar más empleo decente y desarrollar nuestra economía en general.

¿Quiénes la integran? Directivos de Empresas Grandes, medianas y pymes.

¿Cuáles son las principales problemáticas que se le presenta hoy a un dirigente empresarial?

La capacitación, el conocimiento de los mercados, la gobertnanza corporativa para los directores de empresas medianas y grandes, y la conflictividad laboral y sindical.

¿Cómo se negocia en épocas de crisis? Con mucha creatividad, respetando a quienes rodean a la empresa (stakeholders), y los trabajadores de la empresa pero teniendo claro que la empresa es el eje del sistema productivo.

El Dr. Gaston O´Donnell es Abogado y el actual Presidente de la ASOCIACIÓN DIRIGENTES DE EMPRESA. Además es Profesor Adjunto Regular (por Concurso) de la materia Obligaciones Civiles y Comerciales de la Facultad de Derecho de la U.B.A. Profesor de la materia Contratos U.C.A.Profesor Titular de Derecho de Obligaciones y Contratos ; Derecho Comercial y Derecho Empresario Aplicado de la Facultad de Ciencias Económicas de la U.C.E.S.Ex Asesor de la Secretaría de Industria de la Nación. También es el Director de la Caja de Seguridad Social para Abogados de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CASABA). Miembro del Consejo de Administración de la UNIVERSIDAD DE CIENCIAS EMPRESARIALES Y SOCIALES. (UCES) y autor de los libros “Elementos de Derecho Comercial” Ed. Macchi 1992 y reediciones , “El Derecho Comercial y su Aplicación al Management y al Marketing” Ed. Macchi 1993 y reediciones, “Derecho Privado Empresarial. Obligaciones y Contratos” Ed. Macchi 2003. (entre otros)

¿De que manera la política económica de nuestro país impacta en la microeconomía?

De manera decisiva. Todas las decisiones políticas que se toman afectan la inversión. Son señales que hacen a la seguridad jurídica y reglas de juego.

¿Cree que es posible ser un empresario exitoso, cumpliendo con todas las normativas de los Organismos de control, con una situación económica tan frágil?

Siempre es posible. Claro que aquí se señalan condicionamientos, pero el empresario argentino tiene una gran creatividad.

¿Cómo se evalúa el riesgo empresarial actual en la argentina?

Nuestra institución lleva un índice de confianza empresaria. Puede verse en nuestra pág. Web. En general se toman algunos indicadores que hacen a la prospectiva futura y al comportamiento reciente, se ve el área contratación de personal, toma de créditos, decisiones de inversión, crecimiento objetivo de la empresa y se puede medir el riesgo.

¿Qué es lo que debe tener en cuenta un empresario a la hora de tomar decisiones?

Fundamentalmente la situación del país y el contexto macro internacional. Luego la situación de su propio mercado.

¿Qué opina del marco legal de las leyes del trabajo?

Hoy son un condicionante muy fuerte para las empresas. Ha vuelto la industria del juicio, fomentada por decisiones judiciales y comportamientos sindicales al borde de la fractura social.

Por Angeles Bellomo