"El marco regulatorio que hoy rige es uno de los más protectorios que existen a favor del trabajador"

En los últimos días, ingresaron al Parlamento 84 proyectos para modificar la vigente "Ley de Contrato de Trabajo", cuya finalidad primordial sería la de mejorar los derechos de los trabajadores y la calidad del empleo. Como era de esperarse, estas propuestas generaron diversas reacciones entre las partes involucradas en el actual sistema laboral argentino.

En una entrevista exclusiva, el abogado laboralista Dr. Enrique Navarra Más nos habla sobre diferentes temáticas relacionadas con la crisis actual del derecho del trabajo, menciona alguna de las medidas presentadas recientemente y evalúa la política laboral argentina que se adoptó para hacerle frente a la última crisis financiera.

¿Cuáles son las principales falencias que encuentra actualmente en el marco de las relaciones laborales?

Se podría señalar como nota saliente una profunda crisis del derecho del trabajo que se patentiza, entre otras circunstancias, en la pérdida de la tarifa como módulo indemnizatorio, al haber perdido vigencia por avances jurisprudenciales los topes convencionales por año de servicio. A ello habría que sumarle la salarizacion de beneficios y el hecho de considerar salarios a prestaciones tales como el automóvil de compañía, el celular, la medicina prepaga entre otros ítems que hacen prácticamente imposible calcular en forma adecuada la indemnización por antigüedad, lo que genera inseguridad y contingencias.

Señalo también como dato de importancia la inconstitucionalidad del régimen de ART y la imposibilidad de encontrar una norma que la reemplace y atienda adecuadamente la prevención y reparación de los infortunios del trabajo.

También, la interpretación dada por los tribunales a la aplicación del art. 30 de LCT en cuanto a la solidaridad laboral, extendiendo la misma a situaciones que deberían quedar al margen de la misma mediando una adecuada valoración jurisdiccional de la norma citada.

Por otra parte, también hay que destacar la proliferación de demandas por discriminación, acoso, segregación, sin ningún requisito previo y sin ni siquiera tener que acreditar, como en el derecho comparado, indicios de la existencia de actos calificados como discriminatorios, violatorios o persecutorios.

Por último, destaco como altamente preocupante los fallos que disponen la reinstalación en su puesto de trabajadores despedidos por actos calificados como discriminatorios en cuanto se obliga a mantener un vínculo laboral no querido por una de las partes.

¿Qué proyectos laborales considera más relevantes de los 84 presentados en el parlamento el pasado 16 de abril?

Entiendo que se trata de un paquete de medidas que fue presentado por el Diputado Nacional Hector Recalde, quien considera, según públicas declaraciones, que se deben seguir dictando normas en dirección a aumentar la protección del trabajador en su relación de empleo. Entre las más significativas en forma sintética podemos citar:

- Licencia por maternidad. La extiende a 98 días alcanzando la misma al padre.
- Licencia por nacimiento. Al padre se la elevan de 2 a 12 días.
- Subsidio para el trabajador en negro que denuncie a su empleador.
- Las vacaciones se elevan de 14 a 21 días para trabajadores de menos de 5 años de antigüedad.
- Horas extras. El empleado no estará obligado a realizarlas salvo fuerza mayor.
- Testigos. Se propone estabilidad al empleado que testifique en sede judicial.
- Prescripción. Se extiende a 5 años la caducidad de acciones derivadas de las relaciones individuales de trabajo.
- Sanciones. Al año caducan como antecedente para configurar causal de despido.
- Usos y costumbres. Los mismos prevalecen sobre la ley y el CCT en cuanto fueren más favorables para el empleado.
- Transferencia del establecimiento. El empleado podrá extinguir el vínculo laboral si prueba que la misma le produce perjuicio actual o futuro.

Enrique Navarra Mas es Abogado Laboralista y Asesor de Empresas, Cámaras y Federaciones Empresarias. Actualmente es miembro del departamento de Política Social de la Unión Industrial Argentina(UIA), miembro del departamento de asuntos laborales y consejero de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Vicepresidente de la comisión directiva de la Federación de Entidades Civiles y Deportivas y miembro de la comisión de RRHH de la Cámara de Comercio de los Estados Unidos de América en la República Argentina(AMCHAM)

¿Pueden mejorar alguna de estas propuestas las tan cuestionadas "relaciones laborales"?

No solamente creo que no pueden mejorar las circunstancias actuales sino que por el contrario el marco regulatorio que hoy rige es uno de los más protectorios que existen a favor del trabajador.

Observo con preocupación que el paquete de normas señalado, analizado globalmente, amplía el ya suficiente y acaso excesivo amparo con el que cuenta todo trabajador en la actualidad, introduciendo mayor rigidez en las relaciones laborales, que en definitiva impactaran desalentado la contratación de mano de obra y consecuentemente atentado contra el empleo registrado. Las modificaciones propuestas de ser sancionadas serán a su vez generadoras de mayor conflictividad en el ámbito de trabajo y aumentaran en gran proporción el índice de litigiosidad.

¿Cómo evalúa que fue la "política laboral argentina" adoptada durante la última crisis financiera?

Las medidas principales que se tomaron fueron destinadas a mantener vigentes los vínculos laborales y evitar la perdida de fuentes de trabajo. Se recurrió a la tramitación de procedimientos preventivos de crisis conforme lo dispuesto por la Ley Nacional de Empleo, y con el dictado de la ley 25.561 se suspendieron los despidos sin causa justificada y se introdujo como pena al empleador que violara la suspensión el pago de doble indemnización.

Estas medidas en su momento fueron criticadas por los sectores empresarios como violatorias de derechos garantizados por las leyes pero, superada la crisis, fueron derogadas y a la distancia se puede observar que obraron a modo de cerco para evitar despidos masivos y situaciones de extrema conflictividad laboral y sindical.

Por Ángeles Bellomo