"La factura electrónica complicará aún más el trabajo de los contadores"

Los organismos de recaudación y contralor muchas veces tienen tratos muy diferentes hacia los contribuyentes y profesionales que los representan. Y muchas veces también los contadores diferencian fuertemente estos tratos por ser ellos quienes todos los días concurren o tienen un contacto asiduo tanto con AFIP, como con ARBA y AGIP..

Para el Doctor Gabriel Daich, socio del Estudio Daich, López y Asociados, ARBA esta en lo que se podría denominar “El ojo de la Tormenta”. Si bien pondera que los demás entes como AFIP, por ejemplo, están organizadas correctamente y el trato es cordial, ARBA es todo lo contrario: “Las leyendas en las intimaciones como “Contribuyente de alto riesgo” lo único que logran es generar rechazo hacia el organismo por parte del contribuyente” afirmó, durante una entrevista exclusiva con Editorial Aplicación Tributaria S.A., en la cual no obvió ninguno de los pesares por los que tiene que pasar el profesional contable al peregrinar por ARBA y AFIP.

Gabriel Alejandro Daich se recibió de contador público en la UBA en el año 1991. Es Auditor Externo y Síndico de varias sociedades anónimas. Además es asesor de organizaciones no gubernamentales como cooperativas de trabajo, de crédito, mutuales y asociaciones de profesionales.

¿Cómo ve Usted la gestión actual de la AFIP?

En general la AFIP hoy está muy organizada y tiene la información muy sistematizada. El trato de los empleados a los contribuyentes es correcto en general. Lo que no me gusta es la casi "autonomía" que tienen hoy en día las agencias, lo que genera que muchas veces los contribuyentes asesorados por nosotros, sus contadores, lleguen a una agencia y les pidan más documentación u otra distinta que la que indica la resolución general del tema que se trata. Creo que el punto sobre el que tienen que seguir trabajando tiene que ver con no efectuar modificaciones tan intempestivas, ya sea de resoluciones generales o de nuevos aplicativos que deben implementarse en pocos días generando inconvenientes a las empresas y a los profesionales del tema, en costo de horas hombre y de equipamiento (PC, impresoras, conexiones veloces a Internet, etc.). Mención aparte merece especialmente el tema de sistemas, donde los aplicativos de AFIP no se pueden utilizar en red, obligando a tener en forma dispersa los mismos entre distintas computadoras de empresas, clientes e inclusive el mismo estudio contable.

¿Le parece que la factura electrónica simplificará la tarea de los profesionales contables?

Todo lo contrario. La Factura electrónica complica desde el vamos a los contadores y fundamentalmente a las empresas. Haber pretendido en una primera instancia que se ponga en marcha el régimen actual en menos de un mes, denota una falta de sentido común. Pretender que las empresas deban modificar sus programas de uso habitual, mientras tienen los vencimientos normales y la actividad normal, lo único que genera es corridas innecesarias y sensación de inestabilidad administrativa.

Libro Recomendado

Factura Electrónica

Autor: Silvia R. Grenabuena

Obtener ejemplar a través de librería virtual

¿Que opina de la gestión de ARBA y AGIP?

AGIP es aún un organismo muy nuevo para tener una opinión formada. En cuanto a ARBA, fundamentalmente critico el trato a los contribuyentes. El mismo es soberbio y permanentemente son tratados casi como delincuentes, comenzando por la forma en la cual envía los reclamos el organismo, y terminando por el trato al público en las sucursales, con, obviamente, honrosas excepciones). Otro punto a mejorar mucho Es la forma de efectuar los parches a los aplicativos, los cuales sólo se informan nada más que en su página Web, pretenden que de un día para el otro debamos bajar los mismos, modificar nuestros sistemas, generando varias veces la duplicidad de tareas, teniendo en cuanta además el hecho de que nuestros clientes lleguen a pagar los impuestos al banco, y su pago sea rechazado por haberse modificado el sistema hace pocas horas. Hay que agregar que deberían modificarse los recursos administrativos para resolver temas que deben ser mucho más simples, ya que se tornan extremadamente complejos y hasta impracticables, por los numerosos requisitos y trabas que ponen hasta para recibir escritos. Además los reclamos, infundados o no, que se envían a los contribuyentes con títulos como "Contribuyente de alto riesgo", "Inconsistencias en sus declaraciones juradas", "Intimación prejudicial", "Cédula de Notificación” “Propuesta de Sinceramiento Fiscal" entre otros, lo único que logran es generar rechazo hacia el organismo por parte del contribuyente, pensando en que existen demasiados bolsones de evasión cómo para que sigan intimando siempre a los mismos. Por último creo que la posibilidad de embargar cuentas sin notificación y en forma preventiva es un gran error. En muchos de los casos que me tocó actuar, el reclamo era infundado y generó innumerables problemas para mis clientes, sin recibir siquiera una disculpa por los errores. La audacia en que se basan muchos de los actos antes enumerados, en vez de generar respeto hacia la institución, logra el efecto contrario.

¿El proyecto de ley de cobrar impuestos a la renta financiera le parece correcto? ¿Por Que?

No lo he estudiado en forma profunda, pero si estoy a favor de la transformación del sistema impositivo argentino, de recesivos en progresivos. No es justo que un asalariado que no tenga capacidad de ahorro e inversión pague impuestos en todos sus consumos.

Por Lic. Norberto Lema

Exclusivo para Ele - Ve