"La mejor forma de defender y difundir la profesión del auditor es convirtiéndose en el eje de la mejora del sistema de control interno"

El rol del auditor interno se ha ido convirtiendo en una actividad multidisciplinaria con capacidades para actuar como consejero natural de alta gerencia en cualquier organización.

El Instituto de Auditores Internos de Argentina (IAIA), fundado en 1960, tiene como principal objetivo brindar las herramientas necesarias para el desarrollo profesional y normas para el buen ejercicio de la auditoría interna.

En una entrevista con el Sr. Carlos Zarlenga, Director de Capacitacion del IAIA, dialogamos sobre los diferentes puntos institucionales del organismo, el concepto de auditoría interna, las normas que reglamentan la actividad y la función que cumplen hoy por hoy los auditores en las empresas

¿Qué es la auditoria interna?

La auditoría interna es una actividad independiente y objetiva de aseguramiento y consulta concebida para agregar valor y mejorar las operaciones de una organización.

Ayuda a una organización a cumplir sus objetivos aportando un enfoque sistemático y disciplinado para evaluar y mejorar la eficacia de los procesos de gestión de riesgos, control y gobierno.

¿Cuáles son los objetivos que se plantean en el Instituto Argentino de Auditores Internos (IAIA)?

Desde el IAIA buscamos la representación institucional de la profesión, ser un referente y principal educador en la materia y principalmente buscamos aglutinar a todos los profesionales de la auditoría interna.

¿Qué requisitos debe cumplir un profesional que realiza esta actividad?

En auditor interno debe, por un lado, tener independencia y objetividad y, principalmente, estar dotado de aptitud y cuidado profesional.

Desde el IAIA preparamos a los candidatos a CIA para rendir el examen, que se toma por medios electrónicos y que otorga la certificación de reconocimiento internacional "Certified Internal Auditor (CIA)" y que es otorgada por The Institute of Internal Auditors (IIA).

La certificación internacional está enmarcada en estándares internacionales y es acorde a requisitos cada vez más exigentes

¿Cuáles son las tendencias actuales en la práctica de auditoria interna?

La mejor forma de defender y difundir la profesión es convirtiéndola en el eje de la mejora del sistema de control interno, a través de un trabajo que permita prevenir las fallas de controles y mitigar los riesgos.

El auditor debería estar siempre un paso delante por su expertise en la industria a la cual esté dedicada la compañía en la que actúa.

¿Qué normas la reglamenta?

A nivel internacional, reglamenta los estándares incluídos en el marco profesional para la práctica que ha sido establecida por el IIA y es permanentemente actualizado.

En Argentina, solamente algunos organismos de contralor y supervisión han establecido normas de aplicación para las áreas de auditoría interna de las empresas y entidades sujetas a su control, por ejemplo: Banco Central de la República Argentina, Superintendencia de Seguros de la Nación, Comisión Nacional de Valores.

¿Qué importancia le dan actualmente las empresas a la auditoría interna?

Es distinto el tratamiento. Aquellas empresas que cuidan su riesgo reputacional y que, al definir su estrategia de negocios, también definen su apetito de riesgo, por lo general, se basan en una fuerte estructura de control interno y, por ende, valoran también una eficiente y eficaz tarea de Auditoría Interna, para cuidar que se cumplan sus políticas internas, además de cuestiones regulatorias propias de su actividad. Son las empresas que ven el negocio en forma integral y a largo plazo.

¿Cuál es el rol del auditor en la evaluación y gestión de riesgos?

El auditor debería monitorear que los riesgos generados en los negocios estén razonablemente enmarcados en el nivel de riesgos (apetito de riesgo) definido por la Dirección al establecer su estrategia de negocios. Debería evaluar que los riesgos generados no tengan un nivel superior al razonable para compañías de similares características.

¿En que se basa una buena práctica de control interno?

El control interno está conformado por cinco componentes interrelacionados, que están integrados con el proceso de la Gerencia, los cuales son: a) Ambiente de control; b) Evaluación de riesgo; c) Actividades de control; d) Información y comunicación y e) Monitoreo.

El primero establece el modo operativo de la compañía e influye en la conciencia de control de sus distintos miembros. El segundo se refiere a los procedimientos y mecanismos establecidos para la identificación y análisis de los riesgos significativos que impacten en el logro de los objetivos de negocio. Las actividades de control son las políticas y procedimientos que ayudan a asegurar que las directivas del management sean llevadas a cabo. En cuanto a la información, ésta debe ser identificada, capturada y comunicada en una forma y un tiempo que les permita a los agentes cumplir con sus responsabilidades. FInalmente, el monitoreo es un proceso que evalúa la calidad de desempeño del sistema en su conjunto a través del tiempo.

Por Angeles Bellomo