Los contadores santafesinos trabajan más, pero algunos clientes no lo valoran

El hecho de que la Administración Federal de Ingresos Públicos (A.F.I.P.) y los organismos de recaudación provinciales deleguen parte de sus funciones a los contadores parece ser el común denominador de las quejas de los profesionales con respecto al funcionamiento de dichos organismos.

Muchos argumentan que –de esta manera– la función específica de los contadores de brindar asesoramiento a los contribuyentes se distorsiona y no trae aparejado un aumento de los ingresos por honorarios profesionales.

En una entrevista exclusiva con Aplicación Tributaria S.A. el presidente del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Santa Fe – Cámara I, Carlos Annichini, enfatizó que los profesionales “pierden tiempo en cuestiones administrativas que la A.F.I.P. les ha ido delegando, sin que este trabajo sea valorado por sus clientes”.

En términos generales, ¿cuáles son las preocupaciones de los profesionales santafesinos?

Las preocupaciones son similares a las de la mayoría del país, aunque difiere según el ámbito profesional en el que se ejerce la profesión. En el caso de los profesionales independientes que asesoran a pequeñas y medianas empresas familiares, las dificultades están relacionada con el sinnúmero de cuestiones impositivas que nos alejan de lo que –a mi entender– debería ser el rol principal de un profesional, el de asesoramiento.

Los profesionales pierden tiempo en cuestiones administrativas que la A.F.I.P. les ha ido delegando sin que este trabajo sea valorado por sus clientes. En tanto, en el ámbito de la actuación judicial, son recurrentes las dificultades de los peritos y similares para poder percibir sus honorarios. Se ha mejorado bastante en lo que refiere a las regulaciones en concursos y quiebras, aunque algunos juzgados mantienen criterios que no compartimos.

Por otra parte, nuestra profesión tiene, como ninguna otra, una gran inserción tanto en la empresa privada como en la administración pública. Pienso que aquí el gran inconveniente es la escasa remuneración, la que no guarda una relación adecuada con lo que es el sueldo de cualquier convenio, quedando incluso en algunos casos por debajo de algunas escalas salariales.

¿Está de acuerdo con el trabajo que está llevando adelante la A.F.I.P.?

El Consejo tiene una buena relación con la agencia santafesina de la A.F.I.P., funciona una mesa de enlace y permanentemente se realizan charlas informativos que permite a nuestros matriculados estar en contacto directo con funcionarios del organismo. De hecho, dicha dependencia utiliza nuestra casa para el dictado de algunos de sus cursos internos.

Sin embargo, a nivel nacional, el reciente lanzamiento del aplicativo unificado de ganancias y bienes personales, a pocos días del vencimiento fijado para las dos declaraciones juradas del período fiscal 2007 es una muestra exacta del proceder del organismo.

Una nueva y enorme tarea administrativa cargada al profesional, un inexistente tiempo material para realizarla y un trabajo que no será valorado por el contribuyente y nos relega en nuestra labor de asesores y consultores. Para el profesional significa una pérdida de tiempo y una desvalorización de su tarea por donde se lo mire.

En relación a los cambios tecnológicos, ¿los profesionales cuentan con las herramientas (internet, por ejemplo) para cumplir con todas las obligaciones del fisco?

Creo que, en proporción, hoy son muy pocos los contadores que no tienen las herramientas tecnológicas necesarias. De todos modos, el problema de la banda ancha subsiste en algunas poblaciones alejadas. Debemos esforzarnos para que nos dejen trabajar en aquello para lo que nos han preparado nuestras universidades, trabajar para revalorizar nuestra función de Contadores Públicos a través de un accionar ético y profesional.

Es necesario que la sociedad no nos identifique solamente con la incumbencia impositiva, ya que nuestra capacitación nos permite, como ninguna otra profesión, contribuir para el crecimiento económico del país.

¿Qué opina de los organismos fiscales de la provincia?

El Consejo siempre tuvo una relación muy buena con las autoridades locales, incluso el año pasado se conformó una mesa de enlace que nos mantiene en contacto directo permanentemente.

Sin embargo, aunque parezca un contrasentido, la Administración Provincial de Impuestos (A.P.I.) ha puesto en práctica algunas interpretaciones que carecen del mínimo sentido común. Según ellos, se apegan a la letra fría de la ley pero nosotros no compartimos en nada esas opiniones.

Esa letra fría de la ley es la que –por ejemplo– impide realizar cualquier tipo de trámite si el contribuyente no se encuentra al día, y así se le siguen acumulando incumplimientos.

Incontables son los casos planteados con contribuyentes de la Ley Nº 5.110 (aportes a la nómina salarial). La A.P.I. pretende, luego de tres o cuatro años, decirle al contribuyente que los beneficios de los que gozó hasta 2005 quedan sin efecto porque ahora surge que "no estaba al día". Todo generado en una presunta deuda, a veces por sumas insignificantes, y que no está firme. Esta situación se viene sucediendo desde el gobierno anterior. Fue planteada al más alto nivel y dicho aporte Ley Nº 5.110 fue derogado a partir de 2008, pero subsiste el problema hacia atrás. Podría extenderme en casos concretos, aportados desde toda la Provincia, que grafican palmariamente la situación, pero excedería el objetivo de esta nota.

También debo mencionar que subsisten procedimientos anacrónicos como el solve et repete, y que los planteos, impugnaciones y recursos se hacen ante la misma autoridad administrativa, con el único y evidente resultado.

Más datos:

Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Santa Fe – Cámara I
San Lorenzo 1849, Santa Fe (Capital)
Teléfono: (0342) 4593450
Correo electrónico: cra@cpn.org.ar
Sitio web: www.cpn.org.ar

Si quiere hacer algún comentario sobre esta nota o para proponer nuevos temas o futuros personajes para la sección "Entrevistas Profesionales", escríbanos a lectores@aplicacion.com.ar

Esta entrevista fue publicada en abril de 2008 en la Revista "Técnica Impositiva" editada por la editorial Aplicación Tributaria S. A.