“Los estados contables tendrían que ajustarse a los requerimientos sociales”

Conocida la noticia de que la Federación de Consejos de Profesionales en Ciencias Económicas (FACPCE) está analizando el proyecto Nº 11 de Resolución Técnica que apunta a establecer normas particulares de presentación de estados contables para las cooperativas, el director del Instituto de Investigaciones Contables de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, Mario Biondi, consideró que los estados contables "tendrían que ajustarse a los requerimientos sociales” y, en este sentido, destacó la incursión de la FACPCE en esta problemática.

¿Considera que el Proyecto Nº 11 de Resolución Técnica de FACPCE es acorde a los requerimientos de las cooperativas?

Hasta ahora, la Federación no había dictado normas contables en relación a las cooperativas por lo que estos proyectos son una manera de apoyar al desarrollo de la comunidad. En tanto y en cuanto sean realizables.

En el caso de las fábricas recuperadas, ¿dicho proyecto reflejará la estructura jurídica de las firmas?

Las fábricas recuperadas deberían tener un marco jurídico muy claro porque tampoco se pueden hacer recuperaciones lucrando sobre los acreedores que quedan totalmente descartados y eso no es justo.

¿Qué deberían tener en cuenta los estados contables de las fábricas recuperadas?

Entre otras cosas, la existencia de algún pasivo contingente para que, cuando la fábrica comience a obtener ganancias, salde las deudas con los acreedores.

¿De qué manera se insertan los trabajos realizados por el Instituto de Investigaciones Contables en la problemática social?

Los proyectos del Instituto están orientados al progreso de las empresas pero también nos preocupa el bienestar de la población. Por eso, estamos trabajando en ocho proyectos que serán de aplicación práctica y no sólo teórica.

¿Cuáles son los temas sobre los que más les interesa investigar?

En general, abordamos asuntos que hacen a la responsabilidad social empresaria. Ahora, estamos trabajando en el tema de la contaminación y la manera de reflejar esa cuestión en los estados contables.

¿Podría comentarnos alguno de los proyectos?

Estamos trabajando en el proyecto “Información Proyectiva de las Empresas” que apunta a que los inversores puedan contar con un instrumento contable que permita establecer cuál es la proyección a futuro de cada empresa a fin de determinar si están invirtiendo bien su dinero.

¿Hay proyectos elaborados por ustedes que se estén aplicando en este momento?

Nosotros difundimos todos nuestros trabajos pero, lamentablemente, nuestra profesión no está interesada en el por qué de las cosas sino en el cómo. Quieren proyectos concretos y no les interesan los aspectos teóricos.

¿Las normas contables nacionales están adecuadas a los requerimientos contables internacionales?

Las normas internacionales de contabilidad son normas que los países van adoptando periódicamente y gradualmente. Hay tres formas: adoptarlas, adaptarlas o inspirarse en ellas para dictar las propias. Esto último hicimos nosotros. El modelo nacional es muy bueno pero nos estamos quedando a la saga de la actualización de normas.

TRAYECTORIA
Además de dirigir el Instituto de Investigaciones Cantables de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, Mario Biondi es benemérito de la Asociación Interamericana de Contabilidad (A.I.C.).
“Dicha mención honorífica es una designación política pero no por eso menos meritoria”, explica.
Además, es autor de numerosos libros. Entre los que se destacan, “Metodología de la investigación contable", “Contabilidad financiera”, “Estados contables: presentación, interpretación y análisis” y “Fundamentos de la contabilidad”.
En paralelo con su labor editorial, este año cumplió 50 años en la docencia. Ahora, ya jubilado, es profesor extraordinario en la categoría de profesor consulto titular y miembro de la comisión doctorado de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. Llegó a dar clases en distintos países de latinoamérica.
Hasta 2006, Biondi dirigió la maestría en contabilidad internacional. “La calidad de los egresados es mejor porque los estudios son más completos”, concluye a partir de su experiencia.

¿Sobre qué temas se está discutiendo a nivel internacional?

Entre otras cosas, hay un debate interesante sobre qué son los instrumentos financieros derivados. Hasta ahora, nos hemos mantenido al margen de esta discusión pero creo que nuestra participación va a ir en aumento porque el presidente de la Federación Internacional de Contadores Públicos (I.F.A.C., siglas en inglés), Fermín Del Valle, es argentino.

¿Qué lugar ocupa la Argentina en el contexto internacional?

Argentina, junto con México y Brasil, ocupa un lugar muy importante en latinoamérica.

La importancia de nuestro país, ¿tiene que ver con la calidad de los profesionales?

Es posible porque a la profesión la hacen los profesionales. Todos los estudios internacionales están radicados acá, esa gente está muy actualizada, las universidades también brindan un muy buen apoyo. No obstante, hace falta un trabajo conjunto entre la Federación, los Consejos y este Instituto.

¿Por qué no están trabajando en conjunto?

A ellos no les interesa trabajar con nosotros, me parece. Nosotros trabajamos más sobre la teoría y ellos sobre la aplicación. Actualmente, tenemos convenios de cooperación con el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires pero sólo en relación a apoyo institucional, logístico y de divulgación de actividades.

¿Considera que el apoyo gubernamental es suficiente para incentivar la investigación contable?

El apoyo a la investigación es poco, nosotros tenemos subsidios de agencias internacionales. En promedio, recibimos entre 10 y 15 mil pesos anuales. Las autoridades universitarias se encargan de pagar la luz, el agua, teléfono y los sueldos. El resto de los gastos, lo pagamos con los subsidios.

¿Qué habría que mejorar en materia educativa?

Habría que incentivar más la educación a distancia, ese es el futuro del desarrollo.

¿Qué aspectos en la educación mejoraron desde su época de estudiante?

A lo largo de estos años, hubo tres cambios fundamentales: el incremento de la población femenina en los ámbitos educativos y el sistema de promoción directa. Ambos aspectos contribuyeron a mejorar la calidad educativa de los futuros profesionales.